Noia de Vidre (aquesta ets tu)

Loading...

domingo, 11 de noviembre de 2012

Mi TLP y mi familia

Cómo muchos ya sabeis, padezco TLP (Trastorno límite de personalidad) el diagnóstico fué lo mejor que me pudo pasar ya que pude darme cuenta de lo equivocada que estaba acerca de mi familia.
Llevaba tiempo, sin hablar con ellos, entre una cosa y la otra, quizá años.

Una no se da cuenta de todo el daño que hace hasta que realmente se le cae la venda de los ojos y reacciona dándose cuenta que a las verdaderas personas que necesita a su lado son a sus familiares.

Mi enfermedad ha hecho que durante unos años haga mucho daño a mi familia.
Llegué a decir a mi propia madre que la odiaba y que yo no quería formar parte de aquella familia.
Por temas personales y traumas míos, lo pagué con ellos, que me han dado la vida y nunca me han hecho ningún mal.

  
Mi madre sabe que la quiero y que la necesito y que sin ellos no podría tirar adelante.
Cuando digo mi madre también incluyo a mi padre.


Yo sé que mi padre también ha sufrido muchisimo en ésta história.
Mi madre y mis hermanos me lo hacían saber y yo con mi orgullo de estar segurísima de que jamás volvería a verles (porqué así me lo había jurado en mi mente) lloraba en casa en silencio.
Con mi padre siempre he tenido un vínculo muy especial.
Siempre me ha hecho reír y me ha sabido sacar de los "marrones" y lo eché mucho de menos. Sobretodo cuando tuve que enfrentarme a problemas yo solita.
Sin duda mi padre es un luchador por la vida que ha tenido.

A mi madre la eché mucho de menos en momentos en que necesitava una figura materna, pero incluso en aquellos momentos mi orgullo podía con todo.

Muchas veces intenté tener contacto con ellos o tener buena relación pero mis manías no me dejaban.

Mi novio fué el que me dió el empujoncito final para darme cuenta de la verdad. De que sin mi familia yo  iba de mal en peor y también por él. Él sólo estaba cargando con todo el peso de "familiar de TLP" y me quiere y necesitava ayuda.

Los intentos de suicidio y las autolesiones eran mi ritmo de vida, junto con la bulimia que se convirtió con un trastorno de atracón.
Noches de atracones y lágrimas o de mezclar pastillas con alcohol buscando algo en mi vacío interior.

Ésta vez, con un diagnóstico, puedo pedir perdón a toda ésta gente a la que he hecho daño, pero sobretodo a mi familia: padres, hermanos, primos, tíos...e incluso amigos cercanos (ellos saben quienes són)

Gente que estubo en mi vida desde siempre y que los aparté de golpe y porrazo y ahora sabemos porqué.
Todabía no puedo perdonarme a mi misma, pero poco a poco lo lograré.

Muchos días lloro aún, porqué justo al retomar el contacto con mis hermanos, veo lo guapos que están y lo que han evolucionado. Mis primos también y gente cercana y me doy cuenta de todo lo que me he perdido...y me rompo a pedazos. Me arrepiento de haber sido tan tonta y me culpo de mi enfermedad, aunque se que yo no tengo la culpa.

A lo que me vengo a referir es que los enfermos con TLP tenemos ésos impulsos de querer echar de nuestras vidas a alguien, pero eso luego tiene sus consequencias.
Ésta enfermedad es dura y larga de tratar, por éso es muy importante el papel que juegan los familiares aquí.
Dejaros ayudar, aunque a veces os sintais bobos, torpes o sin sentido.

Por éso he creado una página de ayuda en Facebook para la gente que padece ésta enfermedad, especialistas y familiares, o simplemente para apoyo:

http://www.facebook.com/LuchaPorElTlpTrastornoLimiteDeLaPersonalidad

Lucha por el TLP (Trastorno límite de personalidad)


Tener familia es lo mejor que te puede pasar y sin duda yo la eché a perder durante un tiempo.
Por suerte, tengo una familia maravillosa que cree en mi y saben que puedo tirar hacia adelante.

Yo (arriba del todo) con mis hermanos 1997 aprox 




Un mensaje a todos los afectados de TLP: 

Cuando esteis abatidos, aburridos y esteis apunto de coger la cuhilla o de beber un trago o mezclar pastillas...etc, recordad una cosa:

SOIS IMPORTANTES, SENSIBLES, POR ESO OS DUELE.
LA LUCHA CONTINÚA.

LUCHEMOS POR EL TLP, POR NUESTRAS VIDAS Y POR NUESTRAS FAMILIAS QUE NOS HAN DADO LA VIDA.