Noia de Vidre (aquesta ets tu)

Loading...

miércoles, 31 de julio de 2013

Mis primeros recuerdos de Abusos sexuales

Hace días que mi mente no hace más que volver a un punto de retorno de mi infancia.
Un punto de retorno asqueroso en el que abusaron de mi.

Es uno de los primeros recuerdos que tengo de abusos sexuales.

Me siento horriblemente mal, porqué es cómo si hubiera rebobinado una cinta de vídeo de ésas antiguas y se hubiera encallado justo allí.

No paro de soñar en éste suceso, de pensar en ello, etc... y hoy he decidido vomitarlo escribiendo la primera vez que recuerdo haber sido abusada sexualmente:

Para aquél entonces yo tenía seis años, aproximadamente.
Vivíamos en Sabadell, en una casa, me acuerdo, porque teníamos un patio con un pino gigante.

Recuerdo que llegué de catequesis con mi amiga S y nos pusimos a merendar pan con chocolate y miramos un poco la tele.

No sé porqué al cabo de un rato vinieron la madre de S (amiga íntima de la familia) y el hermano mayor de S, ( I )

Yo ya tenía miedo de I, o sea que no creo que fuera la primera vez, pero mi mente me lleva allí.

Recuerdo que me fuí a mi habitación para que no me encontrara. (Mi madre estaba tomando café con la madre de ellos y mi amiga S estaba mirando "Inspector Gadget" en la tele.

Recuerdo cerrar la puerta de la habitación y coger un libro de "Babar" de aquellos que se podían meter en la bañera, y lo abrazé mientras ví cómo I entraba en la habitación y cerraba la puerta.

Me quitó el libro y lo tiró.
Me cogió, me bajó los pantalones y me estampó contra el armario.
Se dedicó a restregarse contra mi todo el rato.

Yo no reaccioné. Sentí asco, miedo. Y otro tipo de miedo. Miedo a que me pillaran. 
Pues pensaba que ya había entrado en su juego sin querer....y no sé....el hizo lo que quiso.

Hasta que paró. (Al cabo de unos años entendí que "hasta que paró fué hasta que obtuvo un orgasmo")
Y éso me dió más asco aún.
Él terminó se fué de la habitación y se unió a ver los dibujos animados.



Yo me quedé en la habitación con la puerta cerrada. 
No recuerdo más.
Mi mente se bloqueó.
No recuerdo a qué hora se fueron ni a que hora salí de la habitación.

Creo que entonces empecé a tener a mi amigo imaginario y a tener "mis dos mundos" 

Necesitaba crear un mundo paralelo al mio para poder sobrevivir a todo aquello.
Supongo que mi mente lo creó o lo creyó oportuno.
Era un mundo de fantasía donde yo me podía sumergir y evadirme cómo una loca

"Alícia en el País de las Maravillas" "Dumbo" o "Peter Pan" eran mis favoritos para inspirarme en mis aventuras.
Para no hablar de "Pippi Langstrump" 

Tuve que callarme muchos años por miedo. 
El miedo a demasiadas cosas.
Allí empezó todo. Toda mi historia, todo mi diagnóstico que al cabo de unos años los señores de bata blanca iban a realizar.
La cantidad de chucherías que comía a aquella edad, iban a ser sustituidas por benzodiazepinas al cabo de casi veinte años. (sin tener yo la culpa de nada)

A mis padres a los que tanto quería, y a mis hermanos, iban a sufrir las consecuencias (sin tener yo la culpa)

Y es que he estado pensando en todo aquello.

Da igual cuantas veces abusen de ti, da igual si hay penetración o no.

Da igual si fué con seis años o con doce. 

Si te sentiste violada, si realmente éso te ha afectado en tu vida:

ES UN CASO REAL DE ABUSO SEXUAL INFANTIL




Aún lloro por el dolor irreparable de daños colaterales, eso es lo que siempre llevaré en la conciencia.

Por otro lado, cada día me hago más fuerte y lucho contra la violencia de género y los abusos sexuales a menores.

sábado, 27 de julio de 2013

CARTA A MI AGRESOR SEXUAL

Quisiera empezar a escribirte una linias, aunque sé que lo más seguro sea que no las leas, pero necesito hacerlo.
Necesito decirte tantas cosas...

Sin embargo no puedo mirarte a la cara. Ni escuchar tu voz.
¿Porqué yo? ¿Porqué decidiste destrozar mi infancia? ¿Con que derecho?

Todo lo que me hiciste desde los seis hasta los trece años aproximadamente me produjo un trauma de dimensiones catastróficas.
No tuviste suficiente con robarme la infancia que quisiste robarme parte de la adolescencia, camelándote aún más a mi família y haciéndo que yo no tuviera otro remedio que irme de casa.

¿Que podía decir entonces?
No podía decir la verdad. Solo me salía echar las culpas a mi familia. Decir que me fuí por su culpa.
Ahí empezaron mis problemas mentales. Mi trastorno actual. Mi ansiedad, mis intentos de suicidio, mi TLP.

Aún tengo pesadillas, aún sueño con tus repugnantes manos tocándome.
Aún lloro recordando pensando lo mal que llegó a estar mi padre por mi culpa (consecuencia de todo ésto)

Solo era una niña.
Y me robaste algo que jamás he podido volver a recuperar. MI INFANCIA.

El sexo a los seis años es una cosa que no toca, y asusta.
Ahora tu tienes una hija pequeña, tan solo es un bebé.
Piensa en todo ello. (...)

Ojalá ella pudiera saber toda la verdad el dia de mañana.


Quizá te interese escuchar a la creadora de la mayor fundación sobre casos de abusos sexuales, con sede en Barcelona: http://www.fbernadet.org/es/  muy interesante, por cierto y que presta mucho apoyo.

Desde aquí animo primeramente a todas ésas chicas de las que también abusaste, que se atrevan a decir la verdad, que no tengan miedo.
La verdad siempre gana.
Yo he sido la primera de todas en hablar porqué ya no podía más y no te he denunciado, porqué éste tipo de casos prescriben y en segundo lugar, creo que hay otras formas de pagar el mal que me hiciste.

¿Me siento impotente? si
Pero no voy a ir a matarte ni a destrozarte la vida. Dejaré que el Karma lo haga por si solo.
Me considero una buena persona. Me violaste, pero no voy a ir a denunciarte ni a matarte ni nada de éso.
Ya tengo suficientes problemas.

Aviso a cualquier persona que haya sido abusada, tenga la edad que tenga:

- NO OS LO CALLÉIS
- BUSCAD GENTE QUE HAYA PASADO POR LO MISMO
- TRATAROS LAS SECUELAS
- SE PUEDE SALIR ADELANTE

Y respecto a ti, señorito, no tengo nada que decirte ni que desearte, cómo ya he dicho, la vida o el Karma, lo pondrá todo en su lugar.
Yo no me rindo. Lucho para seguir sonriendo cada dia.


CADA PASO QUE HAGO ADELANTE, SONRÍO UN POCO MÁS Y LOS ECHOS HABLAN POR SI SOLOS.



sábado, 20 de julio de 2013

Un granito de arena

He estado pensando mucho.
Y creo sinceramente, que el origen de los problemas son las piedras.
Si. Las piedras. No las rocas. Las piedras, esas piedrecitas enanas que no se pueden clasificar ni cómo grandes ni cómo pequeñas. Solamente cómo "molestas"



Me refiero sobretodo a la típica arena de playa (dónde hay arena de piedrecitas ) pues a ésa puta piedra me refiero.

Creo que todas las piedras enanas cómo esas que están sueltas por el mundo, son problemas no resueltos de la gente.
Gente que conocemos o que no, gente que haya pasado por el camino y se haya ido.
Problemas de mayor o de menor envergadura.

Creo que siempre que se nos mete una piedra en la rendija del zapato y nos la llevamos a casa sin querer es por alguna cosa. 
Llevamos con nosotros un problema ajeno y de echo creo que si llegamos a casa con la piedrecita sería bueno poder encontrar La persona que tiene el problema y no tirar la piedra o pasar de ella, porque entonces pasa lo que muchas veces pasa, que se queda por alguna habitación o dentro del zapato y éste problema pasa a ser tuyo.
Sería bueno poder contactar con la persona del problema y devolverle la piedra o ayudarle.

Por éso también nos quitamos bien toda la arena cuando nos vamos de la playa.
No queremos ni un problema.

Y si queda alguno nos aseguramos de que quede fuera.

Cierto es que lo mejor es quitarse la arena de encima, porque es molesta, pero yo ahora pensando mucho, cómo persona solidaria que soy y por el típico trabajo que tengo, no puedo dejar de pensar en la típica frase de: "Un granito de arena"

Y ahora después de que mi consciencia supiera que los problemas son jodidas piedras no me gusta ésta frase.
De echo, creo que en los sitios dónde hay más arena es dónde hay más problemas. 
No me sirve la frase "Un granito de arena"
Tengo unas ideas mejores: "Una sonrisa de color" "Una luz de esperanza" "Una flor"                                                                "solidaridad"



Siempre nos gusta una plaza con flores y con una fuente cristalina de agua, ¿verdad? y a poder ser, que la arena no se nos meta en las sandalias.
También nos gusta poder resolver nuestros problemas, porque con lo nuestro ya tenemos suficiente. ( que vaya tela, que mierda de España, lo que me ha tocado, y sin paro y que estamos fatal y porqué me pasa eso a mi, bla, bla, bla...)

No digo que no tengan razón, solamente digo que ésa gente seguramente tenga más que alguna piedra en el zapato que le esté jodiendo la vida.
A veces, cuando tienes una piedra en el zapato, no hace falta que des dinero, ni que digas que no puedes ayudar, porqué ya sabemos lo mal que estás. Quítate la piedra, busca a la persona propietaria y dale un abrazo. A ambos os sentirá bien.

Cada granito de arena tiene dueño, al igual que cada problema debe ser resuelto, aunque a veces no lo logremos, igual que quitar la arena de los pies después de un día de playa.

 "El hombre es más duro que el hierro, más fuerte que la piedra y más frágil que una rosa"

Proverbio Chino