Noia de Vidre (aquesta ets tu)

Loading...

miércoles, 31 de julio de 2013

Mis primeros recuerdos de Abusos sexuales

Hace días que mi mente no hace más que volver a un punto de retorno de mi infancia.
Un punto de retorno asqueroso en el que abusaron de mi.

Es uno de los primeros recuerdos que tengo de abusos sexuales.

Me siento horriblemente mal, porqué es cómo si hubiera rebobinado una cinta de vídeo de ésas antiguas y se hubiera encallado justo allí.

No paro de soñar en éste suceso, de pensar en ello, etc... y hoy he decidido vomitarlo escribiendo la primera vez que recuerdo haber sido abusada sexualmente:

Para aquél entonces yo tenía seis años, aproximadamente.
Vivíamos en Sabadell, en una casa, me acuerdo, porque teníamos un patio con un pino gigante.

Recuerdo que llegué de catequesis con mi amiga S y nos pusimos a merendar pan con chocolate y miramos un poco la tele.

No sé porqué al cabo de un rato vinieron la madre de S (amiga íntima de la familia) y el hermano mayor de S, ( I )

Yo ya tenía miedo de I, o sea que no creo que fuera la primera vez, pero mi mente me lleva allí.

Recuerdo que me fuí a mi habitación para que no me encontrara. (Mi madre estaba tomando café con la madre de ellos y mi amiga S estaba mirando "Inspector Gadget" en la tele.

Recuerdo cerrar la puerta de la habitación y coger un libro de "Babar" de aquellos que se podían meter en la bañera, y lo abrazé mientras ví cómo I entraba en la habitación y cerraba la puerta.

Me quitó el libro y lo tiró.
Me cogió, me bajó los pantalones y me estampó contra el armario.
Se dedicó a restregarse contra mi todo el rato.

Yo no reaccioné. Sentí asco, miedo. Y otro tipo de miedo. Miedo a que me pillaran. 
Pues pensaba que ya había entrado en su juego sin querer....y no sé....el hizo lo que quiso.

Hasta que paró. (Al cabo de unos años entendí que "hasta que paró fué hasta que obtuvo un orgasmo")
Y éso me dió más asco aún.
Él terminó se fué de la habitación y se unió a ver los dibujos animados.



Yo me quedé en la habitación con la puerta cerrada. 
No recuerdo más.
Mi mente se bloqueó.
No recuerdo a qué hora se fueron ni a que hora salí de la habitación.

Creo que entonces empecé a tener a mi amigo imaginario y a tener "mis dos mundos" 

Necesitaba crear un mundo paralelo al mio para poder sobrevivir a todo aquello.
Supongo que mi mente lo creó o lo creyó oportuno.
Era un mundo de fantasía donde yo me podía sumergir y evadirme cómo una loca

"Alícia en el País de las Maravillas" "Dumbo" o "Peter Pan" eran mis favoritos para inspirarme en mis aventuras.
Para no hablar de "Pippi Langstrump" 

Tuve que callarme muchos años por miedo. 
El miedo a demasiadas cosas.
Allí empezó todo. Toda mi historia, todo mi diagnóstico que al cabo de unos años los señores de bata blanca iban a realizar.
La cantidad de chucherías que comía a aquella edad, iban a ser sustituidas por benzodiazepinas al cabo de casi veinte años. (sin tener yo la culpa de nada)

A mis padres a los que tanto quería, y a mis hermanos, iban a sufrir las consecuencias (sin tener yo la culpa)

Y es que he estado pensando en todo aquello.

Da igual cuantas veces abusen de ti, da igual si hay penetración o no.

Da igual si fué con seis años o con doce. 

Si te sentiste violada, si realmente éso te ha afectado en tu vida:

ES UN CASO REAL DE ABUSO SEXUAL INFANTIL




Aún lloro por el dolor irreparable de daños colaterales, eso es lo que siempre llevaré en la conciencia.

Por otro lado, cada día me hago más fuerte y lucho contra la violencia de género y los abusos sexuales a menores.

14 comentarios:

  1. Eres súper valiente, amiga, no te imaginas cuánto te admiro.

    ¿Tu amiga lo sabe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que lo sabe....pero es su hermana pequeña y como te imaginarás, ya no somos amigas. No hace falta que te cuente mucho más. Por suerte tengo a mi familia y a mi pareja que me apoyan :)

      Un besazo, tesoro!

      Eliminar
  2. Tu testimonio es escalofriante. Pero tú eres muy valiente y eso te hace fuerte. No lo vas a olvidar nunca, de eso estoy segura. Desde aquí, todo mi ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus reconfortantes palabras me animan aún más a seguir adelante con ésta lucha.
      Gracias por ésos ánimos, porqué realmente los necesito.
      Un abrazote! :)

      Eliminar
  3. Gracias por compartir con otras personas lo que te ocurrió. Tus palabras nos llenan de emoción y de impotencia a la vez. Dices que perdiste la amistad con tu amiga S.¿Nunca volviste a saber de su inefable hermano? ¿Nunca pasará al menos la vergüenza de que su entorno sepa lo que pasó? Tal vez volviera a hacer lo que te hizo a otras niñas, y siempre con impunidad...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Wata.

      Idirectamente si que sé de él.
      Hay más niñas (ahora ya mujeres, cómo yo) de las qué él abusó, pero no quieren hablar.

      Yo no las puedo obligar. Yo he sido la primera y única víctima de éste abusador que ha hablado, pero se por mi misma que hay algunas más.
      También sé que su vida ya no es la misma, porqué el mismo confesó los echos a su familia.
      Te recomiendo leer mis últimas dos entradas recientes.
      Un fuerte abrazo y gracias por el apoyo :)

      Eliminar
  4. Gracias por compartir tu historia. Lo major es que tienes gente que te quiere a tu lado. Fuerza y suerte!

    ResponderEliminar
  5. Eres una valiente!!!!!
    Animo!!!
    No tengo mas palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésas palabras són más de lo que crees, me ayudan muchísimo en momentos como esos, de verdad.
      Gracias por el apoyo

      :)

      Eliminar
  6. la verdad IMPACTANTE , pudieron cambiarte la vida , pero no te destruyeron , no solo se del tema porque lo estudie , sino por experiencia de vida propio . hoy me dedico a ayudar a todos aquellos que pasaron lo mismo que nosotros y a hacerles entender que no fue nuestra culpa , te re admiro ... vidas_libres@hotmail.com , ariel casco

    ResponderEliminar
  7. Los abusos nos cambian, nos modifican, trastocan nuestra vida. Nos dejan con un saco roto por el que se escapan lo que podrían haber sido nuestros mejores momentos, emociones buenas, risas, sueños, esperanzas. Se desvanecen y cuesta muchísimo recuperarlas, encontrarlas de nuevo. ¿Donde quedan nuestras infancias? En algo que pudo ser pero no fue. En sueños que pudieron ser pero te dejan con tan pocas fuerzas que ni te apetece a veces luchar por conseguirlos. Como siempre digo, no se superan los abusos, se aprende a vivir con ellos lo cual ya te lleva toda la vida. En fin. Todas las consecuencias, todas las secuelas quedan para ti, para la que es tu vida, porque empatia, como comentas en otra de tus entradas, hay muy poca. Ni en tu familia, porque muy a menudo, en mi caso se confirma, es donde suele haber menos.
    Sigamos luchando para que esta lacra acabe de una vez por todas y por que nuestras vidas recuperen un poco su sentido. Una abrassada molt gran noia de vidre!

    ResponderEliminar
  8. Realmente admiro como lo has afrontado, yo no pude pero me alegro ver que hay gente como tú que mira hacia delante. Un fuerte abrazo y sigue así de fuerte.

    ResponderEliminar
  9. hola, sé por lo que haz pasado, pues yo pasé por lo mismo, mi hermano abusó varias veces de mí sexualmente cuando tenía 5 o 6 años, callé durante muchos años, también creé un mundo paralelo en mi cabeza mientras me alejaba de todos en la realidad, mi madre me hizo sentir mal durante mucho tiempo, constantemente me insultaba por ser diferente a las demás niñas y muchas veces ella terminaba golpeándome, me dolieron más sus palabras, que los golpes que me dió. Fuí creciendo, callando todo el dolor que sentía, bloqueando esos recuerdos que hasta hoy me persiguen como demonios, fue pasando el tiempo y el hermano de mi papá, una vez fue a mi casa y me agarró fuerte, me pegó a su cuerpo y empezó a besarme hasta el cuello en contra de mi voluntad, recuerdo que olía a licor. Tiempo después mi abuelo (el papá de ese tío) hizo algo similar, seguí callando, intentando bloquear esos recuerdos pero nunca dejaron de atormentarme, a los 12 años intenté suicidarme por primera vez, mi mamá me llevó al hospital de emergencia, en el camino recuerdo que le pregunté si me amaba, ella me respondió que sí y yo lloré mucho, intenté suicidarme muchas veces más, además me golpeaba la cabeza contra la pared, empecé a consumir alcohol, drogas, empecé a cortarme los brazos con vidrio, hoja de afeitar, cuchillo, creí que el dolor físico que me infligía me quitaba un poquito el dolor que llevaba dentro, me internaron en 2 ocasiones en un hospital psiquiátrico, la experiencia en ese lugar fue también desagradable, me diagnosticaron tlp y estuve medicada durante mucho tiempo, cuando tenía 22 años le conté a mi madre todo lo que mi hermano me hizo, fue duro para ella pues estábamos hablando también de un hijo suyo que en ese tiempo ya se había vuelto alcohólico y drogadicto, además de haber sido diagnosticado de psicosis. La decepción fue mayor cuando ella intentó ayudarlo también a él y me quitó atención, me sentí traicionada una vez más, al poco tiempo ella se enfermó, se le paralizó la mitad de su cuerpo y nunca más volvió a caminar, después de algunos meses de tanto dolor, las 2 ultimas semanas que la regresaron del hospital a casa, ya desahuciada, ella gritaba mucho de dolor, poco tiempo después ella murió. Todo empeoró en mi vida, intenté suicidarme, me internaron de nuevo, íntenté matar a mi hermano, volví a tomar medicamentos, los volví a dejar, me seguí cortando los brazos, jalándome el cabello, golpeándome la cabeza, hace más de 2 años no he vuelto a intentar suicidarme, fue difícil dejar de cortarme los brazos pero todos los días lucho por mi misma para no hacerlo, cada vez que me deprimo, reconozco rápidamente mi estado y me esfuerzo por cambiarlo, leo bastante, escribo, salgo a jugar 21 y así busco mantenerme ocupada para que la tristeza y el dolor se vaya, no tengo muchos amigos, ya que me es difícil confiar en las personas, siempre tengo miedo de que me traicionen o sino tengo miedo de encariñarme, luego lastimarlos y terminar alejándolos de mi. A veces cuando ya no puedo controlarme, tomo pastillas para dormir y espero que todo pase rápidamente y sentirme mejor cuando despierte, a veces funciona, prefiero eso que entrar en crisis, momentos en los que termino rompiendo todo lo que encuentro sin importar que termine con las manos lastimadas o accidentándome, hace 3 meses entré en crisis y terminé rompiéndome el mentón, mi enamorado me llevó a 2 hospitales esa vez, a uno psiquiátrico donde volvieron a recetarme medicamentos y el otro hospital para que me suturaran la herida, recuerdo poco lo que hago cuando entro en este estado, mi enamorado me contó que lo perseguía para golpearlo, después mi manera de mirarlo cambiaba y le empezaba a preguntar por que se escapaba de mí y le pedía que me abrazara, él muy asustado no sabía que hacer, minutos después otra vez reaccionaba agresivamente y empezaba a patear su auto hasta que vinieron algunos enfermeros, me llevaron a un consultorio y me inyectaron algo en el brazo, no recuerdo mucho lo que pasó ese día y he bloqueado muchos recuerdos del pasado.

    ResponderEliminar