Noia de Vidre (aquesta ets tu)

Loading...

lunes, 12 de marzo de 2012

La história de Galio (el gatito)

Ésta es la história del gatito Galio.
Galio era un gatito de dos meses que vivia en un almacén con una Señora de nariz desproporcionada y vestidos de lunares, también desproporcionados.
Galio era asustadizo, y pequeño, su dueña no le dejaba salir de su rincón, pero Galio era listo.
Aquella mujer era ya mayor y toda su vida solo se había preocupado de una cosa: de ella misma



Un dia que la Señora se fué a buscar unos resultados médicos, Galio que lo estaba viendo todo escondido desde su cestita, no dudó en salir por primera ver de allí y escapó por el único sitio posible: la puerta trasera.
Entonces allí se encontró a la mujer tumbada en el suelo, sin aliento.
Galio empezó a maullar y a intentar levantar el brazo de la señora con su cabezita de cachorro.
Vinieron los otros gatitos.
A pesar de lo mal que los habian tratado, los gatos lo la juzgaron a la hora de querer ayudarla, pero éso si, sólo le diéron una oportunidad.
La mujer no se levantó y los gatos aprovecharon y huyeron.

Galio se fué perdido, pero por suerte gracias a sus ojitos verdes, una jovencita lo adoptó y le dió el amor que jamás le supieron dar.

Pd: entrada dedicada a una persona amiga bloggera que cada dia se está convirtiendo más amiga mia y que es amante de los animales, en especial de los gatos. Los adora.
No puedo traerte un gatito, pero si la história de Galio :)

16 comentarios:

  1. oye, pues algo parecido es lo que le pasó a mi Ron. estaba abandonado en un plígono industrial. no se sabe de dónde salió. pero era tan guapo y cariñoso que los obreros le daban de comer. y luego le encontró mi ex y le hizo tantos mimos, que al final se lo trajo a casa. y ahora es un gato enorme y feliz. :)
    un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé!!! por lo visto se parece a Ron, no? jijijiji, que guay!
      Besotes!

      Eliminar
  2. ¡Cuánto me alegro por Galio! Me encantaría coger a la bruja, pisotearla en el suelo y escupirla diciéndole: "japuta, japuta".

    Muchos besos corazón, se te quiere muuuucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaja: te imagino diciéndole ésto a la señora (peruana) muahahahaha.

      A ti tambien se te quiere mucho nena, lo sabes. Muchos besotes!

      Eliminar
  3. Muchos besazos guapa, que paso acelerada pero quería saludarte ;-)

    Muakas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolin, pues se agradece más aún que con prisas te pares a comentar :) Muakis!

      Eliminar
  4. Pues ¡viva los gatos! a mis hijos les encantan, y cuando vamos a casa de mis padres, los pobres se pasan la vida huyendo de mis fieras, pero al final acaban ronroneando en sus regazos.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que jamás tendría un gato; pero me ha gustado ese final de la historia. Que lo siga cuidando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy de gatos, soy de perros, pero ésa persona sabe cuidar muy bien de los felinos (y caninos) y se merecía ésta entrada :)

      Eliminar
  6. te cuento que he llegado a tener en casa,- eso si, es muy grande mi casa- 5 gatos, 2 perros, 3 canarios, 2 cacatúas, 8 o 10 peces de agua fría, 2 tortugas..... tu sabes lo que es levantarse cada día y dar de comer a tanto bicho??? conforme se fueron muriendo les fueron dando xculo!! alá! solo me quedé con mi gato wisi, el pobre se me murió la primavera pasada, lloré como no lo hacía en años, estuve triste varias semanas, le hice hasta un post en mi blog... por eso no tengo ahora ningún gato, porque luego duele mucho perderlos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hostia Juana debo confesar que tu comentario es admirable, sinceramente. ADMIRABLE!

      Me quito el sombrero, de verdad y siento mucho lo de wisi, y respeto tu decision de no querer tener más animales en casa.
      De todos modos y aún así te admiro por lo que has contado.
      Es muy grande lo que hiciste.
      :)
      Muchisimos besos.

      Eliminar
  7. Olá adorei!Já estou te seguindo.
    bjs.

    ResponderEliminar