Noia de Vidre (aquesta ets tu)

Loading...

lunes, 23 de enero de 2012

Ocho pasos y medio

Recuerda algo de aquél día.
Su psicóloga la llamó a consulta. Sabe que sólo hay que andar ocho pasos y medio de la sala de espera a su consulta, pero aquél día se encontraba más nerviosa de lo normal.
La consulta cómo siempre olía a folio blanco sin reciclar.
Ella le preguntó cómo le fué ultimamente desde la última vez que se vieron. Ella hizo memoria sin mucho esfuerzo mientras se incorporava hacia su mesa y pensaba en lo bochornosa que podría ser la sesión.

Recuerda que la parte trasera de sus muslos le sudaban y las uñas estaban más cortas de lo normal.
No prestaba mucha atención a las palabras ni a las preguntas de su psicóloga.
Se le nublaba la vista y le costaba mucho pensar y recordar detalles con claridad.
No tenía resaca y tampoco había descuidado su medicacion. Simplemente no tenía ganas de escucharla.

Sólo quería llorar, no quería que nadie le hablara y menos aún que le hicieran pensar o recordar detalles de su pasado.

Tras una hora de sesión, ella se levantó de la silla que le arrugó la falda. Miró fijamente a su psicóloga y le dijo:

- Hay ocho pasos y medio de la sala de espera a su consulta. Cuéntelos bien y vaya con cuidado, no vaya a ser que tropieze y se rompa la crisma.



Seguidamente, ella se fué y la psicóloga se quitó los zapatos.


 



















12 comentarios:

  1. Qué mal se pasa cuando estamos tan desganados y enajenados. No tenemos ánimo para tirar de nuestras vidas, como para poder escuchar a nadie. Son momentos en los que no podemos ni con nuestra alma.
    Lo bueno es que siempre pasan y, aunque se queden en el recuerdo, no tienen porqué volver ;)

    ResponderEliminar
  2. Y ya está con la mente en otra parte, de todas formas, a los psicólogos no les importa eso, cobran y ya está, como terapia es mucho mejor tener un blog. Una pregunta, ¿cómo eran los ocho pasos y medio? de mama pata o de los patitos.

    ResponderEliminar
  3. Le faltó decir: "so puta".

    Así se queda a gusto del to.

    ResponderEliminar
  4. Opi: Ay si, nena, se pasa mal, pero por suerte luego escribimos y sacamos toda la mierda, jajajajaja, y todos somos humanos y tenemos defectos y recaídas y enfermedades, pero debemos saber cual es nuestra via de escape y la mia (nuestra) es escribir.

    Ruben: que gracia con eso de los pasitos, jajajaja, yo creo que eran pasos de puta, ay perdón, de pata, jajajajaja.

    Iren: Lo has bordao, jajajajaja, eso y el escupitajo rollo estela reylods, jajajajajja

    Besitos, pa'todos!!!!

    ResponderEliminar
  5. iba a comentar pero Iren me robó mi respuesta!!

    ResponderEliminar
  6. Me quedo también con el comentario que te ha dejado Iren. Es justo lo que he pensado.

    ResponderEliminar
  7. La psicóloga se quitó los zapatos porque eran nuevos y le estaban lastimando el dedo meñique del pié derecho y el dedo gordo del pié izquierdo.
    Iba a caminar descalza los ocho pasos y medio desde el consultorio hasta la sala de espera, pero se detuvo y pensó :"Que se vayan a la mierda los pasos, si ya cobré la consulta y se recostó en el diván"...

    abrazo

    ResponderEliminar
  8. Dinero y escritores: gracias por leer mi blog. Ahora sólo hace falta que me sigas! :P (me haría mucha ilusión)

    Fran: Aunque te hayan "robado el comentario" puedes comentar igual, jejejeje y seguirme, te invito a seguir mi blog, te gustará, jejejeje.

    Goyo: Sabía que te gustaría, :P

    Lucrecia: me ha encantado tu final apoteósico, es que las psicólogas llevan ésos tacones tan apretados....que aixxx, jeejejje, besotes. Tambien te invito a seguirme (ya sabes que sigo tu blog)

    Besotes para todos!

    ResponderEliminar
  9. Y si no me gusta me devuelven el dinero como en el corte inglés? :P

    ResponderEliminar
  10. Hola, guapa!!. Es verdad lo del sudor en las piernas y las uñas recomidas. Por suerte, mis andanzas con las consultas de psicólogos han sido pocas (para ya me explayaré un día en mi blog!!!) aunque es cierto que despiertan en ti los sentidos más íntimos; el olor, la moqueta, la luz, los cuadros... es otro planeta. Como un tren fantasma del que sabes que saldrás, pero igual o mas acojonado de lo que entraste. Pues igual.
    De todos modos, mi mejor psicóloga ha sido mi mujer. Ayyyy...

    Un beso, cielo. Gracias por pasearte por mi blog!!

    ResponderEliminar
  11. Fran: éso de que te devuelven el dinero....ummm....no creo, porque no hay, jajajajajja.

    FeoMontes: Gran comentario. Seguiré paseándome por tu blog (y tu por el mío) jejejejeje. Un besote!

    ResponderEliminar